Cap de Creus

Entre la tierra y el mar, Cap de Creus es un espacio de gran belleza, dotado de una configuración geológica singular, con estructuras y afloramientos que forman un conjunto único en el mundo.

Uno de los atractivos principales del Parque Natural de Cap de Creus es el monasterio de San Pere de Rodes, una auténtica joya del arte románico catalán, construido durante los siglos X-XII, y que ha sido recientemente objeto de una esmerada restauración. Dos carreteras, una que sale de Vilajuïga y otra del Port de la Selva, permiten un fácil acceso.

El paisaje que se vislumbra desde los alrededores del monasterio es de primer orden, aunque si subimos a la montaña cercana de Saverdera tendremos la oportunidad de disfrutar de un panorama magnífico que abarca el golfo de Roses y el mismo Cap de Creus; más allá, el Parque Natural de Els Aiguamolls de l'Empordà, el llano empordanés, las montañas de La Garrotxa, el Paraje Natural de La Albera y los Pirineos con el imponente macizo del Canigó.

Otros lugares de gran valor paisajístico y de fácil acceso son el área recreativa del Mas Ventós, en la carretera de Vilajuïga a San Pere de Rodes, y Castellar, en el puerto de Llançà.

También es preciso tomar nota de la gran riqueza de restos arqueológicos del Parque, con un buen número de dólmenes notables, como el de La Creu d'en Cobertella, un sepulcro de corredor y cámara que todavía se conserva en buen estado y que puede considerarse el mayor monumento megalítico de Cataluña. Otros dólmenes destacables son La Vinya del Rei (Vilajuïga), La Taula dels Lladres (La Selva de Mar), La Barraca d'en Rabert y Les Vinyes Mortes (Pau), La Devesa, La Febrosa y La Sureda (Palau-saverdera), Mas de la Mata, Mas de la Pallera, Mores Altes (El Port de la Selva), la Tomba del General (Roses) y tantos otros.

 

 

Alojamiento: Casa rural en el Alt Empordà

 

x

Busca tu alojamiento rural por provincia