Parque Natural dels Ports

En el año 2001 la Generalitat de Catalunya declaró el macizo Parque Natural, añadiéndole la reserva parcial de los hayedos de los Ports, muy interesante por la escasa presencia de la haya en el sur de Europa.

El parque, que cuenta con una superficie que se aproxima a los 800 kilómetros cuadrados, acoge más de mil especies botánicas. Además, se ha convertido en la reserva de cabra hispánica más importante del Estado. Otros animales destacables del parque son el buitre, el lince ibérico, el águila dorada, el mirlo macho azul, la víbora o la madrilla.

El visitante encontrará dos climas claramente diferenciados: en la vertiente sureste el paisaje es típicamente mediterráneo, pero en la parte occidental la temperatura se vuelve más fría y con más precipitaciones en las cotas que superan los mil metros de altitud. El punto más alto es el monte Caro (1.447 metros), desde donde se pueden ver los Pirineos y las islas Baleares si el día es claro.

En el macizo abundan las cuevas, los remolinos y las simas. Un ejemplo son las erosiones que provoca el río Matarranya a su paso por la montaña, que causan unas formas espectaculares.

Este regalo de la naturaleza propicia la práctica del senderismo y la espeleología. En este sentido, en el parque se pueden hacer muchas rutas en bicicleta de montaña o a pie, como la travesía de los Ports, con una dificultad alta, y la del barranco de la Fou, de recorrido sencillo.

Hay que recomendar, antes de empezar a disfrutar de cualquier actividad, una visita a las Oficinas del Parque Natural (en Roquetes), al Museo Comarcal del Montsià (en Amposta, que nos muestra la importancia del entorno ecológico de los Ports) y al Ecomuseo de los Ports (en Horta de Sant Joan).

 

Alojamiento: Casa rural en la Terra Alta

 

x

Busca tu alojamiento rural por provincia