Parque Natural del Alt Pirineu

Altas montañas, refugio de especies amenazadas, y unos paisajes modelados por siglos de actividad humana constituyen el mayor parque natural de Cataluña

En el valle de Cardós encontrará todos los elementos que definen el paisaje de la alta montaña pirenaica. Desde el fondo del valle principal donde serpentea Noguera de Cardós entre pueblos y prados, hasta llegar a cimas majestuosas que rozan los 3.000 m, como el Sotllo, el Mont-rojo o el Certascan.

La Vall Ferrera es el corazón del Parque Natural del Alto Pirineo, con más de 18.000ha. de extensión y un 94% de su superficie dentro del Parque, esta gran valle de fuertes pendientes guarda algunos de los tesoros más preciados del Alto Pirineo. La Pica d'Estats, techo de Cataluña, es el más conocido, pero quien se adentre en este territorio podrá descubrir cumbres y lagos escondidos y extensos pastos y bosques interminables.

El Macizo del Orri. El tramo de río de Noguera Pallaresa entre Llavorsí y Arboló es el eje vertrebrador de algunos de los lugares más desconocidos y fascintants del Parque Natural del Alto Pirineo. Grandes valles laterales como la de Baiasca y la de Siarb con pueblos escondidos.

Los valles de Àneu son un territorio singular. La flora y la fauna responden a la diversidad ambiental con numerosas especies muy raras o inexistentes en otros lugares del parque, como la emblemática flor de nieve o el mítico oso pardo. La cultura popular, sintetizada en el Ecomuseo de las Valls d'Àneu, todavía se puede saborear paseando por los caminos que conectan pueblos típicos pallareses, como Gavàs o Alós de Isil, con bordes y zonas ganaderas donde pasta el ganado.

Valle de Santa Magdalena es una extensa cuenca casi deshabitada, con aspecto de tierra de nadie y accesible únicamente por elevados cuellos de montaña que permanecen cerrados durante el invierno.

 

Alojamiento: Casa rural en el Pallars Sobirà y Alt Urgell

 

x

Busca tu alojamiento rural por provincia